Menu

Roberto Duarte

15/02/2018 - Artistas en Trastienda
Roberto Duarte

Cronología Artistica:

El 11 de marzo de 1935 nace Roberto Duarte en Vicente López, Provincia de Buenos Aires.

En 1955 comienza sus estudios formales en la Academia Nacional de Bellas Artes.

A los 21 años, asiste al taller dirigido por el maestro Ideal Sánchez para perfeccionarse en pintura y dibujo.

Con un préstamo del Fondo Nacional de las Artes en 1959, Viaja a Europa junto al grupo Le Parq para estudiar visión cinética. En Madrid se interesa por la obra de Goya y de Velásquez. En París, Uccello, los primitivos franceses y la arquitectura de Notre-Dame y la Sainte Chapelle cautivan al joven estudiante.

De regreso en Buenos aires, realiza su primera exposición individual en la Galería Veltri. Los dibujos y pinturas expuestas muestran un Duarte influenciado por el cubismo picasiano. El crítico de arte, Oscaldo Svanascini, señala acerca de esta muestra que, sin desestimar su bagaje temperamental, Duarte se ajusta a un rigor austero que comprende el color y un nuevo valor estructural. Denomina a este proceso “Depuración Cubista”.

Obtiene una beca de la Embajada de Francia para estudiar en París bajo la dirección del pintor húngaro Víctor Vasarely, pope del movimiento cinético. Estimulado por éste, Duarte recorre Bélgica, Suiza, Austria, Alemania y Holanda, interesándose por la obra de Monet, Delacroix, Rembrandt y Van Gogh. Pero el mayor impacto lo recibe a través de Vermeer, maestro holandés de la composición y la representación en el espacio, reconocido por sus retratos de escenas de interiores. Es gracias a este pintor que Duarte comprende que su deseo es volver a la Argentina para pintar a su gente, su música, su literatura.

Manuel Mújica Línez escribe: “Duarte recuerda a veces a los fauvistas y a veces a los primitivos. En realidad consigue ser él mismo, sin renunciar a una tradición estética de viejas raíces que su obra recoge y exalta con un sentido vitalmente contemporáneo” y agrega: “Duarte puede no gustar, puede incomodar, pero no puede dejar indiferente. Hay en su obra, por encima de cualquier otro rasgo, una frescura y una verdad innegables. En esa puerza finca su vigor”

En 1964 recibe una beca del Fondo Nacional de las Artes para perfeccionarse en Grabado con el maestro Pompeyo Audivert en la Universidad Nacional de Tucumán. Durante su residencia en el norte del país, realiza muestras individuales de sus óleos y temperas en las provincias de La Rioja y Tucuman, participando activamente en la promoción de importantes valores de la cultura norteña.

“Roberto Duarte es ya, en plena juventud, un maestro de la pintura argentina.(…) No sé qué admirar más en Duarte: si su dramático y violento sentido de la composición o su genial percepción del color” señalará Rubén Vela.

Realiza en 1966 una muestra de témperas y acuarelas en homenaje a los hombres del tango: Rovira, Salgán, Manzi Mores, Discépolo. En el curso de este año realiza una exposición de obras que evocan a Federico García Lorca. Trabaja esenográficamente junto al grupo Gente de Teatro, dirigido por David Stivel.

Señala la escritora María Laura San Martín en su libre Breve Historia de la Pintura Argentina Contemporánea: “Luego de su etapa cubista, la personalidad de Duarte se afirma con una formalidad expresionista, tanto en el dibujo como en el color. Su obra es caracterizada por elementos figurativos y neofigurativos.

En 1972 y 1975 realiza una exposición  titulada Homenaje a Homero Manzi, otra donde se ilustran las aguafuertes Porteñas de Roberto Arlt y una última basada en la poesía de Bertold Brecht.

“Roberto Duarte no es un artista pasivo, meramente contemplativo o especulador de la línea. Sus imágenes parecen gravitar en una tarea de rescate de la condición humana”., señala Osvaldo Svanascini al ver la evolución estilística de su viejo alumno.

La serie en homenaje a Chaplín data de 1978 y a partir de 1983 realiza una serie de dibujos que ilustran La Pasión según San Mateo.

En 1986 El gobierno del Presidente Alfonsín compra a Duarte un óleo perteneciente a la serie Homenaje a Troilo y Manzi. Dicho cuadro es entregado como regalo al Presidente de Brasil José Sarney.

El 11 de octubre de 2004 fallece en su taller de la calle Luís Sáenz Peña en el barrio de Constitución, dejando en su caballete un óleo sobre tela en homenaje a Bela Bartok (obra inconclusa)

La obra de Duarte ha sido expuesta a lo largo de sus 50 años de trabajo en numerosas galerías de nuestro país y del exterior y en los Museos de Arte tanto del orden Nacional como Municipal.

Después de su muerte y a la fecha su trabajo has ido exhibido en distintas ferias: Arteclásica, Expotrastienda y en la Feria Internacional Ciudad de Mar del Plata Moderna 08.

La serie del Martín Fierro fue exhibida en La Galería de Alicia Brandy y a instancias de la Universidad Nacional de Lanús en el 2007 se presentó el libro “Payada Gaucha” ilustrado con estas obras.

Se realizaron muestras en la Fundación Catedral de La Plata, en La Honorable Cámara de Diputados de la Nación, en la Universidad Nacional de Lanús, Museo Eduardo Sívori, La Bolsa de Comercio de Buenos Aires y en la Fundación para una Nueva Argentina.

En la actualidad, la Galería de Arte Raíces Americanas Realiza en forma permanente una exhibición de la obra del Maestro Roberto Duarte.

Luego de su fugaz incursión en el movimiento cinético, y agotado por las formas geométricas, estáticas y razonadas que éste pregonaba, Duarte regresa al estilo figurativo, luego de descubrir que su deseo es pintar su entorno cotidiano. “Para mi (el arte) consiste en trabajar, en ver cosas, en emocionarse todos los días” explica el maestro. En sus obras, los protagonistas son las mujeres, la música, la literatura, los paisajes, elementos todos de la realidad que lo circunda. Roberto Duarte los transforma y nos propone develar los misterios que encierran a través de sus líneas y colores. Él conoce con certeza el objeto de su arte:

“Para mi la pintura ha sido y será el intento de atrapar la luz”

Roberto Duarte navegó las diferentes corrientes de las Artes Visuales hasta desembocar en el inmenso e inquietante mar de su creatividad. Consolidó un estilo propio, un expresionismo visitado en ocasiones por un realismo mágico que le otorgaron a su obra características muy personales.

Observador y estudioso de los clásicos, en especial Uccello, Goya y Velasquez, no se limitó a un estilo que ya bien había logrado y se sumergió en el Arte Cinético y estudió la disciplina con el gran maestro húngaro Víctor Vasarelly. La incansable búsqueda lo acerca al maestro Pompeyo Audivert con quien trabajó en la Universidad de Tucumán donde realizó una brillante rarea como grabador.

Grabador, Xilografista, Ilustrador, Pintor y Dibujante, comprometido con su tiempo, se adentró en la historia y se apropió de ésta con la valentía de un trasgresor, condición irrenunciable de un verdadero artista. Sin permisos, interpreta temas religiosos, históricos y ocultos,

A partir de su primera exposición individual en la Galería Vertí en 1960, demostró ser un claro exponente de su generación. Durante más de 40 años realizó infatigablemente una profunda labor de investigación artística con audacia y profesionalismo.

Roberto Duarte nos abre un camino en la espesura de la historia hundiendo su pincel en los lugares más oscuros y profundos de nuestro pasado. Sin temores, nos ayuda a reconstruir desde el arte los fragmentos desgarrados por la arbitrariedad y la injusticia del poder de turno.

Los personajes de la pintura negra de Goya o los fusilados del maestro español podrían ocupar un asiento en los vuelos de la muerte que pintó Duarte. Porque no hay tiempo de almanaque que supere al verdadero arte cuando se dice estéticamente bien sobre el relato del horror.

La construcción firme y contundente de sus cuadros le permite sostener un color audaz, sin titubeos. Es el arquitecto de una estructura sólida que sostiene un color vibrante, desde una paleta alta de valor hace diaalogar fríos y cálidos fragmentando la superficie y llevandonos a recorrer ese universo como él quiere que lo recorramos: la mancha, el plano, la estructura. Alli nada se improvisa, nos invita a transitar un camino dificil y comprometido, pero seguro de que no nos podemos perder y que en cada recorrido siempre nos asombrará el encuentro de algo nuevo.

Nada es silenciado para el lenguaje de su obra que no se subordina a la anécdota porque el relato que él elige, fuerte y desesperado, motiva su paleta que estalla de color. El decir que una estética expresiva se complementa con una consonancia ética que equilibra y ahí se produce la maravillosa alquimia, la magia del arte de Roberto Duarte. –

Premios

1960 Beca de la Embajada de Francia para estudiar en Paris con Víctor Vasarely

1964 Beca del Fondo Nacional de las Artes para perfeccionarse en la técnica del grabado en metal con Pompeyo             Audivert.

1965 Primer Premio, categoría Dibujo, del Salón Municipal de Morón.
Gran Premio de Honor y Medalla al mejor expositor, otorgado por la Asociación de Críticos de Buenos Aires.

1966 Invitación de la Academia Nacional de Bellas Artes al Premio Calderón de la Barca.

1967 Gran Premio de Honor, Diploma y Medalla de Oro del Salón Nacional, en la categoría Grabado.

1968 Gran Premio de Honor y Medalla de Oro, en la categoría Dibujo, del Salón Municipal Manuel Belgrano de                 la Municipalidad de Buenos Aires.

1969 Segundo Premio  y Medalla de Plata en la categoría Grabado del Salón Municipal Manuel Belgrano de la
Municipalidad de Buenos Aires.
Nueva invitación de la Academia Nacional de Bellas Artes al Premio Calderón de la Barca.

1970 Premio Bienal Fundación Banco Comercial de Tres Arroyos otorgado por la Academia Nacional de Bellas
Artes.

1971 Premio Miguel Carlos Victorica en la categoría Pintura del Salón Municipal Manuel Belgrano.
Premio Jockey Club de Buenos aires en la categoría Pintura otorgado por el Salón Nacional.

1974 Segundo Premio y Medalla de Plata en la categoría Pintura del Salón Municipal Manuel Belgrano de la
Municipalidad de Buenos Aires.

1975 Gran Premio y Medalla de Oro en la categoría Pintura del Salón Municipal Manuel Belgrano de la Municipalidad de Buenos Aires.

1976 Premio Fondo Nacional de las Artes en la categoría Dibujo otorgado por el LIII Salón Anual de Santa Fe.
Segundo Premio y Medalla de Plata en la categoría Dibujo del Salón Nacional.

1977 Invitación de la Academia Nacional de Bellas Artes al Premio Augusto Palanza.
Gran Premio de Honor Fundación Dupuytren.

1979 Medalla de Oro del Premio Alba, otorgada por el Salón Nacional.

1980 Gran Premio del Salón Municipal de Morón en la categoría Pintura.

1982 Gran Premio de Honor otorgado por el Salón Nacional en la categoría Dibujo.
Primer Premio (adquisición) y Medalla de Oro en la sección Grabado, otorgado por la CAIHT.
1983 Segundo Premio en la categoría Pintura del Salón Nacional.

1987 Es seleccionado para la Bienal Internacional del Pequieño Formato (Lodz’87), en la categoría Grabado, en
Polonia.

     

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Coleccionistas utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies